13/10/09

Capítulo 16.-Eres mi estrella Capítulo 17.-Primera riña

ADVERTENCIA: esta novela no es mia,, yo nola escribi ok,, aki no hay nada de vampiros licantropos ni nada de eso,, todos son humanosy lo mas importante tiene algunas partes
puessubidas de tono XD asi ke ustedes saben si la leen o no ok bueno espero ke les guste
HOT
HOT
Capítulo 16.-Eres mi estrella

-Bella.-me dijo levemente, susurrándome al oído un rato después de haberme quedado un poco dormida.- Todavía no había terminado de darte mi sorpresa, pero te has quedado dormidaRonronee y abrí los ojos y vi los ojos esmeralda de mi vida mirándome tiernamente. Me dio un beso en la nariz y me cogió como un bebe, bajando las escaleras. Me tumbó en la cama y me dio una camiseta tuya.-Tengo algo para ti.-me dijo con un papel grande enrollado en su mano. Se sentó a mi lado, después de que me cambiara.- Esto es para ti.Me dio el rollo y desaté el lazo rojo que traía. Lo abrí y aquel papel, era un certificado de que una estrella de la constelación llevaba mi nombre. Aquello si que no me lo esperaba y me dejo de piedra.-Esto...-mire a Edward que sonría solo con los labios, volví a mirar el papel.- ¡Esto es increíble!Cogí la cara de Edward con una mano y la acerque a la mía, para besarle suavemente. Me apartó de él después de estar un buen rato besándonos cada vez más suave, hasta que solo nos dábamos picos.-Vamos a dormir.-me dijo Edward quitándose la ropa y metiéndose conmigo en la cama.- Te estas quedando dormida-Si.-le dije con voz pastelosa, de estar apunto de caer redonda.-Buenas noches mi vida.-me dijo Edward después de abrazarme y darme un beso en la frente, antes de quedarme dormida.

Al día siguiente, me desperté llamando a Edward, pero no me contestó, me moví y me di cuenta de que no estaba conmigo en la cama. Me quede un momento en la cama, recordando todo aquello que había hecho por mi Edward. Al rato me termine sentando en la cama, oliendo las mangas de la camiseta que me había prestado Edward y olía a él. Cerré los ojos y me dije que me quedaría en la cama hasta que él viniera, pero al rato, apareció Esme.--¿Bella?-me dijo subiendo la escaleras.-¿Estas despierta?.- Esme venía con una bandeja con un estupendo desayuno.- Espero que te guste lo que te he preparado. Edward me había dicho que no te molestara.-me puso la bandeja en la cama.- Pero no te podía dejar sin desayunar.-Muchas gracias Esme, tiene todo una pinta estupenda.-dije mientras miraba la bandeja y vi que aquel manjar tendría que ser de reyes.-Además me gustaría hablar contigo, sobre mi hijo.-dijo sonriendo, Edward había sacado su sonrisa.- No se si lo sabrás pero mi hijo nunca ha tenido nada tan serio como tu. Se que eres muy importante para él y no me gustaría que le hicieras daño.-Nunca lo haré, yo siento lo mismo por él.-dije sonriendo abiertamente.- No se como lo podría dañar.-No se, pero se le ve feliz y eso es gracias a ti. La única chica que le he conocido es esa tal Tanya y nunca me había gustado.-me dijo poniéndose sería.- Era una chica con mucha picardia y nunca me ha gustado y menos cuando Rosalie me contaba lo mal que lo pasa mi Edward.- se veía que quería demasiado a su hijo.- Además, tengo que decirte que mi hijo parece muy mimado, pero no lo es tanto.-dijo refiriéndose a todo lo que tenía.- La mayoría de las cosas que tiene, se las ha pagado él, ha trabajo desde joven, sobre todo en verano.No sabía nada de todo lo que me estaba contando y eso me hizo decidir, que iba siendo hora de que Edward me contara más sobre su vida.-¿Mama?-dijo Edward que de repente había aparecido en la habitación, con mi mochila y mis cosas.- Te dije que no la molestaras.-No pasa nada.-le dije sonriendo a Esme y ella a mi.- Hemos estado hablando, además me trajo el desayuno, que esta riquísimo.-Muchas gracias Bella, ya te he dicho, eres un encanto y eres perfecta para mi hijo, si él lo quiere así.-dijo mientras acariciaba el brazo de Edward.- Os dejo solos.Cuando se fue, sonreí a Edward y estiré mis brazos en señal que quería sus abrazos. Se tumbó encima de mi, pero yo debajo de las sabanas y él encima.-Mmmm, ven aquí.-le dije para que se metiera conmigo en la cama.- ¿Donde has estado?.-le pregunte cuando paramos de besarnos.-En tu casa.-dijo riéndose y apartándose de mi.- ¿No te apetece un baile?-¡Si!.-dije saltando de la cama y cayendo al suelo, donde me recogió riéndose de mi.Me cambie de ropa, mientras la lasciva mirada de Edward no me quitaba los ojos de encima. Me puse unas medias y un mallote, me hice una coleta, dejan mis rizos caer a través de ella. Cogí mis puntas y Edward y yo nos dirigimos a bailar. Esta vez, no dimos ningún tipo de clase particular, simplemente yo me deje llevar por la música que él había puesto, que realmente eran composiciones suyas.Baile como si no hubiera bailado desde hacía siglos. Cuando pare, termine enfrente del espejo y Edward vino hacía mi, con una botella de agua.
-Las trajo mi madre, que por cierto, dice que bailes de maravilla, no sabe que haces aquí, que no estas en Europa y yo le he dicho, que si no, no te habría conocido.Le sonreí y de repente, alargo su mano hasta mi cintura y me acerco a su cuerpo posesivamente.-Te quiero.-me dijo Edward al oído con una voz sexy que me ruborizó.- Y además, tengo ganas de mis besos.-dijo dándome un leve beso.- De tus caricias, de tu cuerpo y de todo tu ser.No me dejo decir nada más. Sus manos vagaron por mi cuerpo, hasta llegar a mis muslos, que cogió para poder alzarme. Me besaba el cuello y mis piernas se enredaron detrás de su espalda. Aquello era igual que mi sueño, solo que era real, más real que nunca.Vi como Edward se desesperaba al intentar desnudarme rápidamente y ya me daba igual que nos pudiera pillar su madre o quien sea, solo quería sentirlo. Me puso en el suelo y me desnudo lo más rápido que le permitía mi ropa. El ya estaba completamente desnudo, por mis manos no pararon quietas en ningún momento y ya estaba completamente desnudo. Esa escena frente el espejo era demasiado excitante y fetiche, pero no pense en eso, si no en disfrutar como una loca con Edward ayudándome.-Te juro que como te vuelvas a poner esta ropa cuando quiero hacerlo contigo.-me dijo después de conseguir quitarme la ropa.- Cojo unas tijeras y rajo la ropaHice que dejara de hablar, cogiendo su cuello y acercándolo a mi, para poder deleitarme con sus labios. En poco tiempo lo note dentro de mi.
Sus embestidas me estaban llevando al placer supremo. Edward me volvía loca en todos los sentidos y no me importaba, ya que lo amaba a él y todo su ser.-Me encanta.-me dijo con una sonrisa picarona cuando miro al espejo y vio la escena de como hacíamos el amor en la sala de baile.- Uff...ahhh...-dijo cuando cogí su trasero hincándole las uñas.

Capítulo 17.-Primera riña
Edward me giró dejándome a mi llevar aquel momento. Mis caderas se movían cada vez en diferentes posiciones y más rápido, haciéndonos gemir a los dos, con gemidos roncos y desesperados. En el último momento, de su garganta salió un gruñido animal, a la vez que quedaba muerto en el suelo de madera, seguido de mi profundo suspiro, intentando recuperar mi respiración. Me quede tumbada encima de Edward y él en el suelo, mientras sus manos hacían dibujos en mi espalda, me dibujo un corazón, me escribió te quiero y cada vez que sus manos hacían eso, a mi me daba cosquillas. Pero aquel momento acabó cuando mi móvil empezó a sonar entre mis cosas. Salí corriendo desnuda hasta cogerlo mientras Edward no paraba de reírse de mi y de mi aspecto.-¿Diga?-dije respondiendo a la llamada.-¡Papa!Lo siento, no me había acordado, en seguida voy para casa, no te muevas, no tardo nada.-colgué y cogí a toda prisa mi ropa para vestirme.- Vas a tener suerte, hoy te toca a ti conocer a mi padre.-dije sonriendo-¿Te dije que era jefe de policía, no?

En ese momento Edward se estaba poniendo el boxer y se tapo sus partes con cara de verdadera pánico. Me reí de su cara y ambos nos vestimos rápidamente para irnos a casa.

-¡Papa!-.le dije abrazando nada más verlo en el sofá del piso.- ¿Qué tal estas?-Bastante bien-.dijo después de darme un abrazo y volver a sentarme.- Alimentándome como puedo, ya sabes que tus comidas son geniales.Le sonreí y vi que miraba de reojo a Edward que se había quedado detrás de mi, rezagado.-Lo siento por no acordarme, estaba ensayando con Edward.-me callé y lo cogí de la mano.- Te lo presento. Edward, este es mi padre, Charlie. Papa, él es mi...mi novio.-dije cerrando los ojos esperando la represalia de mi padre.-¿Tu novio?.-dijo preguntando a la vez que le daba la mano.- ¿Y esto desde cuando es?¿Y de que lo conoces?.-dijo empezando con el tercer grado de interrogatorio.- Tu, chico, ¿cuántos años tienes?-Papa, papa....-dije parándole.- ¡Papa para!Lo conozco desde el primer día que llegue a la academia, esta conmigo en clase, llevamos cerca de un mes y tiene 20 años. ¿Algo más señor jefe de policía?.- me miro mal y me contestó.-No. Espero que la cuides, es una niña que se lo merece.-me sonroje cuando Edward me agarró y contestó a mi padre.-La voy a cuidar como si fuera mi propia vida, porque simplemente lo es.-Bella, ¿sabes quién te envía saludos?.-dijo mi padre.
-Lo supongo , ¿Jake?.-dije viendo la cara que ponía de celos Edward y no tenía derecho, porque simplemente era un gran amigo y bueno, también ex...pero eso no era el tema, él me tendría que explicar su historia con Tanya.-Esta buscando trabajo, ¿no sabrás de nadie que necesite un chico como él para un buen trabajo?-Pues mire, jefe Swan, el sábado mi madre tiene pensado hacerme una fiesta para mi 20 cumpleaños, y la verdad, necesitaríamos algunos camareros y él podría trabajar allí.-Si, no estaría mal.- dijo mi padre.- Bueno, yo me voy a ir yendo y me paso por la Push para hablar con Jacob y con Billy.-Jefe Swan, espero que usted también venga a mi fiesta.-dijo Edward, mientras yo me perdía con aquello que decía. No me había dicho nada.Mi padre se fue al poco rato, tras decirnos que avisaría a Jacob y que vendría días antes para hablar con Edward.Cuando se fue y cerré la puerta, me giré, pues los brazos en forma de cuenco y vi la sonrisa de suficiencia de Edward.-¿Cuándo tenias pensado decirme lo de esa famosa fiesta?.-dije muy sería sin moverme de mi sitio.- Me parece muy fuerte que me mientas y no me digas la verdad.-dije muy irritada.- No pongas esa cara de cerdo degollado porque no te creo.-Vamos Bella, tampoco es para tanto, se me había pasado, no lo considero importante.-dijo con gesto de indiferencía.-¿No consideras importante tu 20 cumpleaños?.-dije sin poder aguantar el grito que pegue.-Me parece muy fuerte Edward.
-Bella, ¿a que viene esto?¿Qué te pasa?.-dijo Edward acercándose a mi.- No entiendo tu enfado.-¡Pues pasa que me parece muy fuerte que no me digas nada sobre tu cumpleaños! ¡Esta a una semana y no me ibas a decir nada!.-dije muy seria.- Se supone que soy muy importante para ti, y no me dices nada de tu vida, me he tenido que enterar por boca de tu madre que esa tal Tanya que conocí en el club, fue tu ex novia-dije muy seria gritándole.-¿Qué te dijo mi madre?.-dijo Edward enfadado.- Si no te conté nada de Tanya, es porque simplemente es una amiga, que en un pasado si fue algo, pero lo dejo de ser, no es nada y además, porque hablas tanto, ¿qué me dices tu de ese tal Jacob? ¿Sólo es un amigo de la familia?-¡Es mi mejor amigo! Y si, estuvimos juntos, pero yo tenia 16 años y el 15, no fue nada.-¡No tienes derecho a reprocharme nada con el tema de Tanya!¡Tu has hecho lo mismo con ese tal Jacob!¿Te he montado algún numerito?.-me dijo cuando estaba con la mano en el pomo de la puerta de la calle.- No, pues ya esta. Punto. Y si no te he contado lo de mi cumpleaños, era porque Esme te quería dar una sorpresa y yo también y ya le había pedido ayuda a Alice.Eso fue lo último que dijo antes de dar un portazo al salir de casa.
Yo me encerré el resto del día en mi cuarto, menos mal que Alice se había ido a pasar el día con la familia de Jasper, si no la tendría todo el día encima reprochándome todo lo que le había dicho a Edward y diciéndome que no tenía razón, en relación con el cumpleaños y con mi ataque de celos, que el también podría haber tenido con Jacob y no dijo nada, ni me pregunto.Me había comportado como una egoísta y Edward se había enfadado realmente conmigo.
continuara....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada